En la actualidad la oferta de juguetes existente es muy amplia como resultado de la demanda y las exigencias del mercado, pero, como todo, tiene sus orígenes en la antigüedad. Eso demuestran las evidencias arqueológicas que sitúan los inicios de los primeros juegos en Mesopotamia, cuando hace más de 5000 años los niños babilonios utilizaban los huesos de corderos u otros animales para divertirse.

Así mismo, en el antiguo Egipto, hay constancia de la existencia de pequeñas miniaturas de casas, armas y muñecas, que se elaboraban con el objetivo de familiarizar a los peques con las tareas que deberían desempeñar en un futuro.

Uno de los juguetes estrella, las muñecas, se sabe que en la época grecorromana era habitual que las fabricaran tanto de barro, como de marfil, hueso e incluso de madera. Pero, no todos los niños podían disfrutar de la misma manera de los juguetes, dado que, los menos privilegiados se conformaban con correr tras una pelota hecha a partir de juncos. Hay testimonios de que los niños romanos también se divertían con tablas, pelotas, yoyós y peonzas. Con el paso del tiempo, las muñecas lograron sobrevivir a la caída del Imperio y fueron evolucionando, introduciendo nuevos materiales como el vidrio para su elaboración. Igualmente, en el Renacimiento, se consideraba como un artículo de lujo, así pues, las vestimentas fabricadas con telas y bordados sofisticados para las muñecas, hicieron de este juguete un regalo perfecto de reyes, pasando a ser un capricho de monarcas.

En el siglo XVI las creaciones cada vez eran más complejas, se empezó ya a articular y a incorporar materiales como el metal. En esta época también eran comunes los soldaditos de plomo, con origen en Alemania. En el siglo XVIII Europa entra en transición con el inicio de la Revolución Industrial y la evolución de la tecnología permitió elaborar objetos cada vez más parecidos a los reales. Por esta razón, empezaron a fabricarse de manera industrial utilizando la hojalata. Con esta evolución, poco a poco, ya se empezó a hablar de los juguetes como herramienta pedagógica.

En 1948 se introduce el plástico por primera vez en la muñeca, material que permitió incrementar la producción y abaratar los precios, así las muñecas ya no eran un lujo sólo al alcance de aristócratas. A principios del siglo XX se creó el primer tren eléctrico y acabó por convertirse en un clásico de la industria juguetera. Estos cambios hicieron posible que en los años 50 naciera en Inglaterra el famoso Scalextric. Seguidamente, aparecieron los primeros videojuegos de marcianitos en dos dimensiones, que no tienen nada que ver con los que vemos en la actualidad.

Compartir