Hoy en día, gracias a los avances técnicos y científicos, es posible tratar el acné, el envejecimiento cutáneo y las heridas a través de fototerapia. Cuando hablamos de fototerapia nos referimos a cualquier tipo de tratamiento conseguido con una luz benévola. En esta oportunidad destacaremos los beneficios del tratamiento con iluminación LED.

Este sistema actúa a través de la utilización de la energía de luz no invasiva para conseguir resultados clínicos (no quirúrgicos) en el tejido seleccionado. A diferencia de otros tratamientos, la Fototerapia LED no produce daño ni calor.

Las leyes de la fotobiología son concretas: sin absorción de la luz no puede haber reacción. En este proceso son fundamentales dos aspectos para que sea efectivo: los tejidos objetivos y la profundidad de penetración.

Hay que tener en cuenta la evolución de la tecnología en estos últimos años ya que los LEDs de hace 10 años no eran aplicables a ningún tratamiento clínico. Esto no fue posible hasta 1998 cuando el profesor Harry Whelan y sus compañeros del programa médico espacial de la NASA desarrollaron una nueva generación de LEDs para emplear en profundidad.

Hay diferentes tipos de tratamientos con luz IPL, láser y LED, los cuales trabajan de diferentes formas. Tanto las IPL como las luces láser causan un daño termal en la dermis para poder conseguir el efecto deseado, mientras que los LEDs, en cambio, reparten energía lumínica pura y esta es absorbida sin calor ni daño alguno.

La fototerapia LED tiene aplicaciones en los campos de la medicina estética y anti-edad, la dermatología o el tratamiento del dolor.

Sus efectos son estimulantes, reguladores o inhibidores de la actividad celular.

La utilización de la fototerapia LED ayuda a mantener hidratada la piel. En un único tratamiento facial de 20 minutos, la sangre se refresca entre 5 y 8 veces, beneficiando, con ello, el cuerpo entero.

Los tratamientos de fototerapia se pueden utilizar para acelerar los procesos de curación de la piel. Así como también, se pueden aplicar a tratamientos para el rejuvenecimiento de la piel pero hay que tener en cuenta que los resultados en estos tratamientos no son mágicos y que los efectos se observan después de varias semanas.

En el tratamiento del acné hay que tener en cuenta varios aspectos. Él mismo es producto de varios factores. Es por esto que además de combatir la bacteria que lo produce (Propionibacterium Acnes) se deben tener en cuenta los siguientes factores: inflamatorio, hormonal e inmunológico. Asimismo, el estrés también juega un papel importante en él. Con la fototerapia y aplicando una intensidad de fotón adecuada, se puede eliminar selectivamente el acné sin causar daño en las células normales de los alrededores.

Muchos son los beneficios de la tecnología LED. Es importante que siempre consultes con tu médico de confianza antes de utilizar la Fototerapia LED así como antes de realizar cualquier otro tratamiento.

 

Compartir