Ya tenemos la noche más terrorífica del año a la vuelta de la esquina. El 31 de octubre se celebra Halloween en muchos lugares del mundo, y en Disgol no queremos ser menos. Y para empezar a hacer un poco de ambiente, hemos estado investigando de dónde viene esta festividad y las tradiciones más dulces vinculadas a ella.

Lo que hoy conocemos como la Noche de Difuntos o Halloween se celebraba ya hace más de 3.000 años en la cultura Celta. Hacia el siglo VIII, la Iglesia Cristiana convirtió el día 1 de noviembre en el “Día de Todos los Santos”, en inglés “All Hallows Mass”. La noche anterior se conocía como “All Hallows Eve”, que con el tiempo, acabó convirtiéndose en “Halloween“.

Trick or treat

La costumbre de pedir dulces de puerta en puerta, el popular “trick or treat” se extendió a partir de 1930. Según se cree, esta práctica, llamada entonces “souling”, surgió en Europa durante el siglo IX. El 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, los cristianos iban de pueblo en pueblo mendigando “Pasteles de difuntos”. Cuantos más pasteles recibieran los mendigos, mayor sería el número de oraciones que rezarían por el alma de los parientes muertos.

Jack-o’-lantern

La calabaza de Halloween que tantas veces hemos visto en las películas americanas, tiene su origen en el folklore irlandés del siglo XVIII. La leyenda cuenta que Jack, un alcohólico y ludópata, engañó a Lucifer para evitar que su alma pudiera ser llevada al infierno. Tras morir, a Jack le fue impedida la entrada al cielo por su mala vida pasada, por lo que al tampoco poder ir al infierno, Jack fue condenado a deambular por los caminos con un nabo hueco con un carbón ardiendo dentro como única luz. Esta es la razón de usar nabos y más tarde calabazas, al ser más grandes, más abundantes y más fáciles de tallar que los nabos, para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, y también el motivo de decorar las casas y las fiestas con esta hortaliza.

¿Conoces más costumbres de Halloween? Nos las puedes explicar en comentarios o a través de nuestras redes sociales.

Compartir